Noticias
EL PROCESO DE EDUCACIÓN DEBE ENTRELAZAR CONOCIMIENTO: MARCELINO GONZÁLEZ
25 de Mayo del 2015
Los procesos de la educación deben siempre buscar formas de acercamiento y entrelazar la aplicación del conocimiento y la búsqueda objetiva de resultados, afirmó Marcelino González Maitland, profesor del Centro Regional de Formación Docente e Investigación Educativa de Sonora.

En su intervención en el III Congreso Estatal de Ciencias Exactas y Naturales y Didácticas de las Ciencias, mostró la diferencia entre un pensamiento muy teórico y la necesidad de llevarlo a la práctica, con el compromiso de favorecer las condiciones y niveles de mejora en este proceso social.

Al abordar la conferencia magistral "Formas del pensamiento y su influencia sobre la didáctica de la ciencia", advirtió que el reto actual es enorme "porque todos nosotros fuimos formados en una ciencia pura, y ahora nos toca el papel de aplicarlo".

González Maitland advirtió que impulsa la idea de que la licenciatura en educación pudiera mejor convertirse en una ingeniería en educación, en función no de la teoría de la mejora de la práctica, sino de la resolución de problemas.

Por supuesto, sostuvo, el hacerlo implica un pensamiento diferente, como es precisamente el aplicado.

El académico originario de Santiago de Cuba, con estudios doctorales en física y matemática, expresó que quienes participan en el proceso de enseñanza, de ninguna manera deben continuar aferrados a una teoría separada de la práctica.

Además, Marcelino González recordó que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacty) y otros organismos financieros siempre habrán de apoyar con recursos todo proyecto viable y de impacto, no sólo teórico o de laboratorio.

En su mensaje preguntó a los académicos e investigadores presentes si realmente tienen bien definido el concepto de ciencia y si ésta debe explicar, construir conocimiento y quién lo va a aplicar.

¿Quién va a resolver los problemas?, se preguntó, y al mismo tiempo afirmó que ello implica un compromiso donde la ciencia pueda reconceptuarse e influir de manera decidida en la formación de científicos, maestros y doctores de la educación, para que vayan a la práctica y búsqueda de resolución de problemas que afectan el desarrollo educativo y otros campos de la sociedad.

En general, concluyó, México debe comprometerse con la ciencia y la educación porque es algo que no se puede aplazar, especialmente en un momento en que las condiciones objetivas y subjetivas apuntan todo hacia ese mismo horizonte, en aras de salir del rezago en este rubro e ir hacia un mejor desarrollo como nación.